En la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac no faltó de nada, ¡y menos comida! La pareja contrató al chef José Carlos Fuentes, quien elaboró un menú gastronómico en el que se incluían veinte platos -pequeños, pero muy exquisitos- dispuestos en las 25 mesas que se pusieron a disposición de los invitados.

La cena, que fue elaborada por el restaurante Tierra, reconocido con una estrella Michelin, no se acabó con los 20 platos gourmet que había preparado el chef, sino que también se reservaron tres rincones para especialidades diferentes: uno de ellos con quesos, otro con comida asiática y el otro con pescado frito, algo que en una boda tan flamenca no podía faltar. Además hubo maestros jamoneros (de Florencio) y venenciadores, que sirvieron el vino.

Los invitados se sentaron como quisieron, ya que no se habían organizado las mesas previamente, sino que cada cual podía sentarse con quien le apeteciese. De entre los miniplatos que probaron, se encontraba: "una ensalada de langostinos y piña, tartar de ciervo con yogur, una crema, croquetas de ave y de jamón, vieiras, huevos poché con queso manchego, buñuelos de bacalao, crujientes de parmesano, entre otros", según ha revelado en exclusiva la revista ¡HOLA!.