Melania Capitán era una joven de 27 años, bloguera y amante de la caza. Siempre ha defendido esta afición por encima de las amenazas que recibía por parte de los animalistas como "te vamos a callar con una bala en la frente" o "espero que alguien te dé una paliza que te deje cuatro meses en coma". Pero la causa de su muerte parece no haber sido esa ya que, en la madrugada del miércoles, todo apunta a que la joven decidía quitarse la vida.

Mel vivía en Huesca desde hace tiempo y ella era natural de Badalona. Pasaba sus días en una granja de esa ciudad, lugar donde encontraron su cuerpo tras haberse disparado con una de sus armas. Aseguran que tenía problemas personales y que no podía seguir viendo sufrir a su familia. Aun así, la joven quiso despedirse antes de sus familiares y amigos llamándoles por teléfono.

Nadie pudo evitar que Mel cometiese esta tragedia. La joven era bloguera y colaboradora de la conocida revista 'Jara y Sedal'. Contaba con más de 7.000 seguidores en Instagram y 32.000 en Facebook.

Pese a la tragedia, en las redes sociales se han podido ver mensajes en los que se alegraban de su muerte: "Está mejor que nunca, como deberían estar los que matan por placer" o "sería mucho mejor si siguen su ejemplo todos los cazadores y la hacen compañía en el infierno".