Celebrities » De aquí

Lo ha contado a través de su blog 'Cuando nadie me ve'

La mejor herencia que Sara Carbonero le puede dar a su hijo Martín

La maternidad se ha convertido para Sara Carbonero en el centro de su vida. En la última publicación de la presentadora en su blog, 'Cuando nadie me', ha hablado un poco más de cómo está creciendo su primogénito Martín Casillas. Si hace unas semanas se encontraba en la etapa de celos con su hermano Lucas, ahora la periodista ha explicado que está en esa en la que los niños se les antojan todo lo que ven. A través del texto, Carbonero ha revelado cómo quiere educar a sus hijos y que lo mejor que les puede enseñar es el valor de la libertad.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Sara Carbonero se abre un poco más en cada publicación que hace en su blog 'Cuando nadie me ve'. Bajo su último post, titulado 'Osos y camiones', ha contado la última anécdota que le ocurrió en una tienda de juguetes con su hijo Martín que le ha hecho reflexionar sobre lo importante que es educar a su hijos dándoles la libertad de elegir.

La presentadora explica que aunque intentó no caer en la tentación de comprarle el juguete que Martín quisiera, cuando le preguntó, "¿mami, puedo llevarme uno a casa?", no pudo evitar consentir al pequeño y se dirigieron la caja para pagar tanto el animal y una moto para el regalo de cumpleaños de Kiko, un amigo del hijo de Iker Casillas. La mujer del guardameta siempre ha mostrado la debilidad de su primogénito por los animales.

Una vez en la fila, la presentadora explica que un señor le preguntó que si le gustaban los camiones y los coches y Martín le respondió enseñándole el oso y dos elefantes, "que lleva siempre". El señor entonces le dijo: "Ya te tienen que gustar los coches y los camiones, son mucho más divertidos que los animales", con buena intención revela Sara. Pero estas palabras hicieron pensar a Carbonero en que debemos recuperar la espontaneidad de los niños:"A veces los mayores estamos tan preocupados por el qué dirán que nos olvidamos de ser nosotros mismos, incluso se nos olvida qué es aquello que nos gusta. Tenemos tantas cosas que aprender de los niños y a la vez muchas que enseñarles, contamos con unos cuantos años de ventaja para no permitirles cometer los mismos errores que cometimos nosotros y sin duda alguna el mejor legado que podemos dejarles es la libertad".

Publicidad