El pasado viernes tuvo lugar la fiesta de la boda de los Marqueses de Griñón, que se casaron el 22 de julio de este año. La velada comenzó a las 19.30 de la tarde, en el Palacio El Rincón situado en Aldea del Fresno (Madrid). Los 150 invitados fueron llegando poco a poco hasta la espectacular puerta de hierro que daba paso a la finca donde se celebró.

Entre los asistentes se encontraban tanto familiares como amigos, y todos ellos pudieron disfrutar de un cóctel, una cena y una recena. Todo estaba pensado con el más mínimo detalle y fue todo un éxito. Sin embargo no todo fue de color de rosa, pues la gran ausencia de la ceremonia fue la hija de Carlos Falcó, Tamara Falcó.

La joven no quiso asistir a la celebración, pese a que en ningún momento se ha mostrado en contra del enlace. La hija de Isabel Preysler reconoció en mayo de 2017 que de vez en cuando se escribía con la actual mujer de su padre y que ella había sabido captarle a la perfección.

A pesar de estas declaraciones, ha preferido no formar parte de esta gran fiesta y mantenerse al margen.