Mario Vargas Llosa tiene una deuda con Hacienda de más de dos millones de euros, según ha revelado el portal Vanitatis. Una deuda con la que la pareja de Isabel Preysler no es está nada de acuerdo por lo que, por recomendación de sus abogados, va a mantenerla suspendida para llegar a los tribunales y demostrar el supuesto error de la Agencia Tributaria.

Según el mismo medio, el escritor habría pedido una hipoteca privada con Hacienda poniendo como aval la vivienda de 300 metros cuadrados que tiene en la zona de Ópera. Ahora bien, este piso no está a su nombre sino al de la sociedad holandesa Jurema BV, de la que él es accionista mayoritario.