Mario Casas volvió de nuevo a El Hormiguero para presentar su nueva película, 'Adiós', en la que ha trabajado bajo las órdenes de Paco Cabezas junto a Natalia de Molina. El actor llegaba al plató con gorra, y es que últimamente siempre lleva gorritos y sombreros en sus apariciones, aunque todo tiene su explicación.

El propio Pablo Motos trataba de quitarle entre bromas el complemento mientras decía: "Lo he visto arriba y es horrible porque no estás ni calvo, ni no calvo. Estás horrible", y es que su nuevo papel le ha llevado a que le hicieran unas entradas para que pareciera más mayor: "Es un destrozo y no las voy a enseñar…", es más, insistió en que: "Mi madre me mata si lo enseño".

Mario ya tiene 33 años y en su nueva peli interpreta de nuevo a un padre, es su segunda vez ejerciendo este papel en la ficción, por lo que confesó: "Tengo ganas de ser padre, me he planteado muchas veces la paternidad pero no ha podido ser aún", y es que recordemos que recientemente ha roto con Blanca Suárez tras año y medio de relación.

Seguro que te interesa...

Así responde Amaia Salamanca cuando le preguntan sobre la ruptura de Mario Casas y Blanca Suárez