El guapo Mario Casas vuelve a pisar el plató de 'El Hormiguero'. El actor regresa de nuevo al plató de Pablo Motos para presentar su nueva película 'Bajo la piel de lobo'.

Un papel donde Mario se mete de lleno en la piel de Martiñón, un cazador que vive solo en un pueblo en las montañas. Un trabajo por el que Mario, debido a las exigencias del guion, ha sufrido una impresionante transformación física. Pero como todo actor, Mario tiene una impresionante adaptación. Y aunque tras haber perdido los muchos kilos que tuvo que coger para un proyecto anterior, Mario confiesa que ese estilo 'rudo' parece que le gustaba más a las mujeres: "Estaba como una bestia, le gustaba más a las mujeres".

Y es que como han recordado durante su entrevista en un increíble vídeo, Mario Casas ha cambiado y mucho durante estos últimos años.