Los dos actores vestían de manera informal con vaqueros y sendas camisetas blancas. Casas lucía una gorra negra del revés, una seña de identidad de la familia ya que su hermano Óscar también vestía con otra similar pero de color blanco.

Tras repartir besos y abrazos entre todos los presentes, Mario prestó especial atención al más pequeño de la casa. Su hermano Daniel se mostraba feliz en sus brazos, mientras Berta le acaricia cariñosamente la cabecita. No cabe duda que los niños le sientan de fábula a la pareja, y quien sabe si pronto se animen a disfrutar de los suyos propios.

A continuación el niño se fue a los brazos de Berta, quien lo estrechó contra su pecho, colmándole de besos y caricias. Berta Vázquez se animó a dejar a su 'pequeño' cuñado en el suelo, el cual deleitó a todos los presentes dando sus primeros pasos. Entretanto los padres de Casas contemplaban la tierna escena junto a Óscar y su novia.