Se cumplen cuatro años de la muerte de Mario Biondo y su familia sigue defendiendo la teoría del homicidio frente al “suicido de libro” con el que se cerró el caso. El cuerpo sin vida del que fuera marido de Raquel Sánchez Silva era hallado el 30 de mayo de 2013 por la empleada del hogar, un fallecimiento que se dio en extrañas circunstancias y que, a día de hoy, sigue dando de qué hablar.

Pero mientras en España no se ha reabierto el caso, en Italia sigue manteniéndose la hipótesis del homicidio ya que cuatro dictámenes diferentes de peritos italianos independientes así lo afirman. Una opinión a la que ahora se suma Lluís Duque, especialista en Policía Científica e Investigación de Delitos, cuyo nuevo informe sentencia que Mario solo pudo morir asesinado, tal y como informa La Vanguardia.

Duque ha estudiado al detalle todos los dossieres que obran en poder de la fiscalía de Palermo, incluidas las fotografías de la autopsia: “Con total nitidez se muestra un surco en torno al dorso de su cuello, para lo cual resulta contundente y concluyente la participación de terceras personas ya que no había presión sobre esta zona meditan el lazo-pañuelo encontrado alrededor de su cuello en la escena del crimen”.

El dictamen de este experto español determina que las cosas se hicieran mal. Además, denuncia el falseamiento doloso del contenido del informe forense que se remitió al juez en aquellos días. Para finalizar, Duque señala que para enmascarar el homicidio, por parte del autor o autora, se prepara el escenario de un presunto suicidio, de tal forma que la persona anuda el lazo-pañuelo precisamente a esta altura en el mueble-librería del mismo salón que resulta más fácil colocar el cuerpo en ese lazo holgado y no más alto, como sería de esperar de una acción suicida.