María José Campanario está de vuelta. Tras una larga temporada centrada en su salud, después de sufrir una infección que le hizo pasar por el quirófano y una aparatosa caída en la bañera, la mujer de Jesulín de Ubrique vuelve al trabajo.

Campanario retomaba este miércoles su trabajo como odontóloga en una clínica dental de Sevilla cercana a su casa y donde su marido figura como uno de sus clientes más selectos.

Visiblemente más delgada, María José confirmaba a la prensa que se encuentra ya en perfecto estado después de una época donde parecía que las visitas al hospital no iban a terminar nunca.