Penélope Cruz es toda una estrella internacionalmente conocida, de ahí que cosas tan rutinarias como ir al dentista, hacer la compra o acudir a la peluquería sean una auténtico ‘suplicio’ para ella, ya que todo el mundo la reconoce.

Pero la actriz de Alcobendas tiene sus trucos para intentar pasar lo más desapercibida posible. Así, tal y como revela el portal Vanitatis, Pe quiso ir al conocido centro de belleza Tacha Beauty, muy demandado por celebrities patrias como Paula Echevarría o Hiba Abouk, para someterse a algún tratamiento.

Pero la reserva estaba a nombre de otras dos personas que no eran ni ella ni su madre, Encarna, que fueron las que acudieron al centro para someterse a una sesión de belleza. Y es que aunque el establecimiento esté más que acostumbrado a tratar con VIPs, se ve que para la intérprete no es suficiente.