Santina Biondo, la madre de Mario Biondo, el que fuera marido de Raquel Sánchez Silva, sigue buscando justicia por la muerte de su hijo, ocurrida el 30 de mayo de 2013. No se cree la versión oficial con la que se cerró el caso, suicidio, y está haciendo todo lo posible para demostrar que su hijo fue asesinado.

Acaba de lanzar un libro en el que ha colaborado con el periodista italiano Paolo Gentili titulado ‘La muerte de un buen chico: la increíble historia de Mario Biondo’, en el que se reconstruye todo lo que sucedió aquel fatídico día.

Santina culpa a Raquel de la falta de acción por parte de la justicia española: Nunca presionó para que se hicieran las investigaciones adecuadas. Es más, se opuso legalmente a nuestra solicitud de apertura del caso en España y al recurso subsiguiente”, ha declarado en La Vanguardia.

Según su versión, a su hijo lo asesinaron para “hacerlo callar para siempre”, y asegura que la clave está en las búsquedas que Mario realizó ese día desde el ordenador: “Alguien borró una increíble cantidad de documentos de sus ordenadores, la memoria de estos ha hablado igualmente”, sentencia.

Y sigue arremetiendo contra la que fuera su nuera: “Solo he visto muecas en su cara, muchas muecas, nunca bajar una sola lágrima. Trató de convencernos de que Mario murió suicidándose, pero visto que no nos lo creíamos, cambió la versión diciendo que murió con un juego autoerótico”.

Tacha a la presentadora de mentirosa y sentencia: “La versión del suicidio era muy cómoda para ella. Estoy absolutamente segura que ella no va de buen fe, que nos mintió primero a nosotros y después a los fiscales italianos”.

El 5 de noviembre tendrá lugar la tercera autopsia de los restos de Mario y su familia tiene muchas esperanzas puestas en ella: “Esperamos a tener todos los detalles que hasta hoy han sido omitidos por las anteriores autopsias y que sea confirmado el homicidio de mi hijo”.