Rocío Carrasco y Fidel Albiac ya son marido y mujer. La tan sonada boda se celebró ayer, 7 de septiembre, en el hotel Valdepalacios, situado en una finca en Toledo. La mayoría de los invitados llegaban al lugar casi deshidratados, y es que a las 20:00 horas hacía 39 grados.

A las Campos -María Teresa, Terelu y Carmen- no se les vio llegar a la finca, pues ellas estuvieron con Rociíto todo el tiempo. Entre los invitados más destacados se encontraban Luís Rollán, Paulina Rubio, su prima Chayo Mohedano, representante de la familia materna de la novia, ya que no fue nadie más, además de compañeras de profesión como Alba Carrillo, Yolanda Ramos, Sandra Barneda, Marta Torné o Mónica Martín Luque. También asistieron grandes amigos como Lara Dibildos, Carmen Janeiro, Ángel Nieto, Juan Peña o Miguel Poveda.

Sin embargo, la mayor sorpresa fue la presencia de la Guardia Civil. La Benemérita acudió al lugar de la ceremonia porque justo antes de que esta empezara, había un atasco monumental en la carretera comarcal TO-119. "A mí me preocupa la seguridad, como haya un accidente...", dijo uno de los guardias, según ha informado Vanitatis.

Y es que los miembros de seguridad contratados tenían que pedir, además del documento de identidad -para identificar a las personas-, la invitación a la boda, algo que sirviera para confirmar que de verdad eran invitados y no paparazzis o aficionados.

La revista ¡HOLA! por su parte, ha contado en exclusiva que una de las sorpresas de la boda fue la canción con la que entró la novia. A medida que se acercaba a Fidel, sonó: "Valió la pena conocerte, valió la pena enamorarte, mentir sin tregua y esconderse, valió la pena hasta engañarle", la canción 'Vibro' de su madre, Rocío Jurado. Este fue uno de los homenajes que se le hicieron, a quien seguro echaron muchísimo de menos en este día tan especial.

Pese a que Rociíto ha hablado de cómo es su vestido y conocemos que el diseñador ha sido, Hannibal Laguna, no será hasta este domingo cuando se puedan ver en exclusiva todas las fotos de la boda.