La Reina Letizia ha llamado la atención de los medios por dos razones de estilo. El primero de ellos ha sido la 'coleta fallida' que lució en uno de los últimos eventos a los que ha asistido. Apostó por una cola baja y rizada, de aire 'messy', pero esta elección le jugó una mala pasada.

A medida que pasaba el tiempo, el recogido se fue deshaciendo hasta quedar algunos pelos sueltos por un lado. Finalmente decidió soltárselo del todo y lucir su melena con mayor naturalidad.

Por otro lado, ha sorprendido también esta semana a los expertos en moda al reciclar un vestido 'low cost' que llevó en julio del año pasado durante la entrega de Becas para Másteres y Ayudas a la Investigación de la Fundación Iberdrola.

Se trata de un vestido de Zara con estampado floral muy favorecedor: Las existencias del vestido se agotaron, por aquel entonces, en todas las tiendas de la firma.

Ahora, se lo ha vuelto a poner en el último evento al que ha tenido que asistir esta semana en el Museo del Prado: el 'Día Mundial de la Investigación contra el Cáncer' con otros complementos distintos, pero el vestido estaba intacto.