Como verás en el tutorial, el listón de madera se rescató de la calle. Siempre se encuentran materiales y hasta muebles en buen estado el día de recogida de trastos viejos. Aunque, ¡confiesa!, seguramente esto ya te lo sabes porque tú también ya habrás pescado más de uno.

Este tipo de portafotos son muy versátiles y quedan bien en cualquier espacio. Puedes pintarlos, teñirlos o dejarlos sin tratar la madera. Aprovecha para adaptarlos a tu estilo y a los tonos que queden bien en tu casa.

La idea puede servirte para solucionar algún regalo de compromiso, tipo amigo invisible, o como excusa para imprimir y exponer -por fin- todas esas fotos a las que tienes tanto cariño.

Seguro que te interesa...

Maceta y collar reutilizando tetabriks