Play, manos a la obra y prepárate para quedarte con todos. ¡Hasta los peques de casa podrán hacérselo! La idea es cambiar el chip y empezar a percibir el potencial de los que nos sobra, para exprimirlo antes de liquidarlo.

Te distraerás, desarrollarás tu yo más creativo y reducirás tu impacto ambiental. Es más, ¡haz tuyas las ideas!. El collar también podría montarse como pendientes, o como móvil decorativo si creas muchas piezas. Y la idea de la maceta tiene mil aplicaciones.

Por ejemplo, hay quien aprovecha el hecho de que la parte interior está plastificada, y lo usa como cubitera. Otra idea: quizá te apetece decorar con algo de pintura o con retales la parte exterior.

Y en función de si partes de un tetrabrik de 1L, de 2L o de los minis, conseguirás piezas de distinto tamaño. Como siempre, el límite es tu imaginación.

¡Prúebalo y me cuentas!