Recientemente han salido a la luz más detalles de porqué Kiko Rivera no actuó en las fiestas de Tuilla en Asturias y dejó tirados a sus fans. Ahora, la Comisión de Fiestas de Tuilla ha querido aclarar cuales fueron los verdaderos hechos y niegan que el cantante fuera amenazado de muerte, tal y como ha explicado Andrea Sánchez, presidenta de Festejos de Tuilla.

La historia comienza cuando el hijo de Isabel Pantoja llegó al lugar del concierto y un coche le impedía el paso hasta el escenario, suceso donde tanto Kiko como la Comisión de Tuilla coinciden. Aunque es ahí donde las historias se tergiversan, mientras que el artista contaba que un hombre salió del coche y empezó a empujar a niños y ancianos amenzándolo, la presidenta cuenta: "Es mentira que hubiese ahí un chico que pegara a niños y ancianos, o los empujara. Ahí había unas 15 o 20 personas adolescentes que estaban esperando para sacarse fotos con él", ha asegurado.

Y es que al parecer Kiko dramatizó mucho lo ocurrido. Según otros testigos que presenciaron lo sucedido, sí que hubo palabras groseras por parte del propietario del coche mal estacionado, el cual acusó al Dj de llegar tarde a su actuación y a continuación le dijo: "Deberías llevar un par de hostias", palabras suficientes para que Kiko y su equipo se marcharan del lugar.

Un gesto que no sentó nada bien a los presentes en la fiesta, y según aseguró Sánchez, la manera de reaccionar del cantante en esa situación de 'peligro extremo' fue nefasta: "No se llegó a bajar del coche y tampoco llamó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Si se hubiera sentido amenazado de verdad habría llamado a la Policía. Para mi fue poca profesionalidad", ha terminado diciendo la presidenta de las fiestas de Tuilla.

Seguro que te interesa...

Así es el salón de la casa de Irene Rosales y Kiko Rivera