Kiko Rivera e Irene Rosales se casaron en 2016 en una boda íntima y civil, aunque parece que quieren afianzar su matrimonio volviendo a pasar por el altar de forma religiosa. Y es que en medio de la polémica por el enfrentamiento familiar que tiene contra su hermana Isa Pantoja, después del duro intercambio de acusaciones y ataques en televisión, el DJ sabe que tiene a su lado a la mujer de su vida y está decidido a unirse a ella de todas las formas posibles.

Así, el hijo de Isabel Pantoja ha aprovechado su presencia en el programa de televisión donde Irene trabaja como colaboradora, para hincar la rodilla en el suelo y pedirle que se case de nuevo con él. Un momento de lo más emotivo y especial en el que Kiko también quiso aprovechar para intentar contactar con su hermana, a la que incluso llegó a llamar en directo.

El enlace tendrá lugar en la iglesia de la Esperanza de Triana de Sevilla en el 2021, y es que Kiko no quiere robarle el protagonismo el año que viene a su prima Anabel Pantoja, que se dará el 'sí, quiero' en 2020, el canario Omar Sánchez.

Y es que después de la fría felicitación que compartió por su cumpleaños, parece que ha recapacitado y quiere enterrar el hacha de guerra, sobre todo ahora, cuando se acercan unas fechas de lo más señaladas y familiares. ¿Terminará Chabelita siendo dama de honor en su próxima boda, o el conflicto ya no tiene vuelta atrás? Solo el tiempo lo dirá.

Seguro que te interesa...

Dulce da la cara por Isa Pantoja tras las palabras de Kiko Rivera a su hermana