Fue en el verano del 2015 cuando Kiko Rivera era denunciado por el empresario Daniel Navarro, dedicado a la organización de eventos. Al parecer, el Dj había sido contratado para actuar en un festival de música en Fuerteventura cuando suspendió su cita sin motivo justificado. Lo que no sólo dejó en muy mal lugar a dicho empresario sino que además le hizo perder mucho dinero, unos 10.000 euros, según ha informadoVanitatis.

Además, pocos días después del desplante de Kiko, David Navarro supo que el motivo por el que el artista canceló su bolo fue un viaje a Londres con Irene Rosales, para ver a su hijo Francisco. Pero David no es el único que ha denunciado. Otros tres empresarios, uno de Benidorm, uno de Cáceres y otro de Ciudad Real, emprendieron aquel verano acciones legales contra Kiko.

Y después de tanto follón llegó la sentencia judicial. Según ha dictado el magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 18 de Sevilla, y como recoge Vanitatis, Kiko tendrá que abonar 2.482 euros al afectado quien, dice, no tiene esperanzas en cobrar. Y eso no es todo. Como Kiko no respondió a la demanda en el plazo establecido el hijo de la Isabel Pantoja ha sido declarado en 'situación de rebeldía'.