Kiko Matamoros y Marta López han decidido hacer las maletas y abandonar el lujoso apartamento en el que vivían desde hace un mes, pese a todas las ventajas que este les ofrecía. Además de comodidad, espacio y estancias muy luminosas, parece que la pareja ha cambiado de idea y ha decidido volver a vivir en un hotel a la espera de encontrar su 'nidito de amor' perfecto.

Y la decisión no les saldrá nada barata, ya que mientras por el piso pagaban un alquiler de 5.000 euros al mes, por alojarse en el hotel Barceló Emperatriz van a desembolsar nada más y nada menos que 10.000 euros. Sin embargo, tal y como explica la propia Marta, su intención de encontrar una casa que puedan decorar a su gusto completamente.

De momento, mientras ellos siguen sumidos en una nube de amor, las cosas con la familia de Kiko parecen no ir tan bien. Y es que la hija de éste, Anita, le ha declarado abiertamente la guerra a la novia de su padre llegando a vetarla de su salón de belleza.

Seguro que te interesa...

El nuevo pecho de Makoke a su salida del hospital tras someterse a un aumento de pecho