Julio Iglesias quiere deshacerse de una de sus más preciadas ‘joyas’: su finca marbellí de más de 450 hectáreas llamada Las Cuatro Lunas. El principal motivo de su venta es la dificultad para acceder a ella, ya que Julio habría pedido en repetidas ocasiones a la Junta de Andalucía que hiciesen dos caminos para poder subir, pero no ha obtenido respuesta, según recoge el portal Vanitatis.

La casa principal contiene siete habitaciones, ocho baños, una piscina con dos baños y un estudio de grabación, además de grandes terrazas con vistas al Mediterráneo. Pero también contiene otras tres casas más: la del Lago, con cómodas terrazas para sentarse y comer; la de la Huerta, con una espectacular suite principal, cinco habitaciones, una bodega con comedor contiguo y una piscina con borde infinito. Y, por último, una cuarta casa de invitados que cuenta con baño, cocina, lavandería y bodega, tal y como podemos leer en Vanitatis. Además de dos helipuertos y tres piscinas.

Este lugar tiene un valor sentimental para Julio, ya que él y Miranda se casaron allí en el 2010. Además, la familia pasa aquí largas temporadas, de hecho sus hijas gemelas Victoria y Cristina han publicado desde este enclave muchas fotos en sus redes sociales. De ahí que a todo el mundo haya sorprendido la noticia de su venta.