Julián Contreras cumple este martes 34 años. Lo hace completamente desaparecido del foco mediático, es más, desde hace más de tres meses no publica nada en sus redes sociales.

Según recoge la revista Semana, el joven empresario trabaja como relaciones públicas en un bingo de Móstoles, además de ejercer como coach ocasional. Y es que a Julián y a su padre la situación económica se les complicó y mucho, tanto que fueron desahuciados de su piso de alquiler. En aquel entonces vivía con 160 euros al mes.

Escribió dos libros, ejerció de colaborador en un programa del corazón de la televisión pública durante dos meses y hasta pasó por los platós de televisión contando su desgracia económica, además de sus problemas personales.

Y es que Julián sufrió una depresión que le llevó incluso a cuestionarse el seguir viviendo, además de que la relación con sus hermanos, Francisco y Cayetano Rivera, es de todo menos buena. De hecho, no dudó en quejarse públicamente de que no quisieron ayudarle cuando más apurado se encontraba.