Julián Contreras ya desmintió la noticia del supuesto desahucio al que habían sido sometidos su padre y él. Aun así no negaba que su situación económica era delicada, pero lo que no piensa tolerar es que se viertan informaciones falsas sobre él.

“En el transcurso de las últimas semanas, he presenciado con gran tristeza y decepción como, una vez más, se ha hecho de la información no veraz y difamatoria, una verdad absoluta. Y como esta se propaga con mayor velocidad de lo que arde la pólvora, sin haberse contrastado ni investigado, lo más mínimo, en las graves acusaciones vertidas contra mi persona", dice en el comunicado que han emitido sus abogados.

Y añade: “Al dolor que me ha generado mi injusta y delicada situación, he tenido que sumar toda clase de burlas, reproches y humillaciones, teniendo su punto más álgido a raíz de las graves difamaciones vertidas en uno de los programas de sobremesa. En dicho programa nos atribuían (a mí y a mi padre) unos hechos rotundamente falsos, entre otros, los consistentes en llevar a cabo como modus operandi el alquiler de viviendas, pagando el primer mes, sin pagar el resto de las mensualidades".

Por último, concluye diciendo: "Siempre he sido e intentaré ser comprensivo con todo lo que ocurre en los medios de comunicación, entendiéndolo como parte del espectáculo, aunque en muchas ocasiones no esté de acuerdo con ello. Pero creo que sería muy acertada y conveniente una reflexión general sobre los límites que se están alcanzando, y el daño irreparable que se puede ocasionar a la vida de una persona. Nunca nadie tuvo que enfrentarse a tantos obstáculos cuando lo único que quiere es prosperar, empezar de nuevo y superar situaciones del pasado tan limitantes como las que hemos vivido. Ante la imposibilidad de explicar mi compleja situación, apelo al respeto, tacto y humanidad que todos merecemos.