Josep Santacana ha desmentido rotundamente cada una de las acusaciones que su expareja, Arantxa Sánchez Vicario, ha lanzado en su contra.

En primer lugar, Santacana ha lamentado los ataques y descalificaciones de la tenista, ya que estos considera que solo pueden hacer daño a sus hijos, cuyo bienestar, según ha indicado, está por encima de todo.

Tras hacerse pública la noticia de su divorcio, Arantxa no dudó en arremeter contra el padre de sus hijos y afirmar que éste estaba llevando una doble vida e incluso había llegado a amenazarla.

En respuesta, el empresario ha afirmado que no usará los medios de comunicación, sino que acudirá directamente a los tribunales para aclarar la situación. Sin embargo, sí que ha hecho hincapié en desmentir cada una de las acusaciones que su ex ha lanzado en su contra.