José María Gil Salgado tendrá que acudir este martes a los juzgados para verse las caras con María Jesús Ruiz, que se ha visto obligada a abandonar el reality show en el que está concursando para presentarse al juicio por una denuncia de malos tratos.

Pero antes de eso, el empresario ha sido detenido por la policía en plena feria de Sevilla, cuando, tal y como ha contado Kiko Hernández, acudía a la caseta que él ha regentado durante años para comer, junto a su hija con María Jesús y la niñera, y los camareros se negaban a servirle por orden de su hija Anabel, quien está al frente ahora de la caseta y que lleva años sin tener relación con su padre.

Ante esto, Gil Salgado ha ido a otra caseta donde ha comprado comida y bebida, pero ha vuelto a la de su hija para sentarse a comer. Esto ha provocado una fuerte discusión entre ellos, que ha acabado con la policía interviniendo, José María detenido y Anabel en un centro médico por una ataque de ansiedad.

Y no sólo eso, sino que todo esto ha provocado que la policía se haya dado cuenta de que Gil Salgado estaba en busca y captura por otros delitos, por lo que se lo han llevado esposado a comisaría.