Parece que la racha de buena suerte de José Fernando no ha durado mucho. Hace más de un año, el joven fue condenado a casi dos años de cárcel por robar y agredir a un hombre en un club de alterne. En aquel momento, la juez que llevaba el caso decidió suspender la pena de prisión. Sin embargo, ahora esa suspensión ha sido revocada. La decisión del juez se debe a que José Fernando ya había sido condenado otras dos veces por un delito de amenazas y por haberse saltado hasta en cuatro ocasiones la orden de alejamiento interpuesta por su novia Michu.

El abogado de la familia ya ha recurrido el fallo alegando que la actitud del hijo José Ortega Cano ha mejorado desde que ingresó en una clínica de rehabilitación. Además, quien se saltó la orden de alejamiento fue Michu, quien además pidió en varias ocasiones que se retirase. La abogada Esperanza Lozano asegura que, al encontrarse su cliente ingresado en un centro de desintoxicación, su ingreso en prisión sería gravemente perjudicial para su recuperación.

Parece que la boda de José Fernando y Michu, programada para el próximo verano tendrá que esperar. Hace unas semanas la futura novia confirmó su enlace y cómo fue la pedida: por teléfono, para no saltarse la orden de alejamiento, aunque no les ha servido de mucho.