Joaquín Sabina está siendo operado de urgencia. El cantante tuvo que cancelar este miércoles su concierto en el Wizink Center de Madrid junto a Serrat después de una aparatosa caída desde casi dos metros de altura.

Regresó al escenario en silla de ruedas para despedirse de su público y tranquilizar a sus fans. Desde allí se trasladó al hospital donde los médicos confirmaron que presentaba tres fisuras limpias sin desplazamiento en el hombro izquierdo a consecuencia del accidente.

Pero ahora está siendo intervenido por un derrame cerebral provocado por un fuerte golpe en la cabeza durante la caída, que se producía en el día de su 71 cumpleaños cuando se precipitaba al foso de separación del escenario con el público.