Celebrities » De aquí

Diecisiete años juntos

El aniversario más amargo de Jesulín y María José Campanario en el hospital

María José Campanario y Jesulín de Ubrique acaban de cumplir su décimo séptimo aniversario de bodas, aunque un incidente relacionado con la salud de la odontóloga ha echado por tierra cualquier tipo de celebración. Y es que la fibromialgia que la mujer del torero padece desde hace años, ha provocado que permanezca de nuevo ingresada durante varios días en el hospital.

María José Campanario y Jesulín de Ubrique

Gtres María José Campanario y Jesulín de Ubrique

Publicidad

María José Campanario está de nuevo en el hospital, y es que la fibromialgia que padece desde hace años y que le provoca unos dolores casi insoportables, la ha llevado a un nuevo ingreso hospitalario. Y no es la primera vez, ya que en los últimos tres años, la mujer de Jesulín de Ubrique ha estado ingresada hasta en diez ocasiones.

"Empecé a sentirme muy, muy cansada, a tener un dolor generalizado en los músculos y en las articulaciones, empecé a dormir mal... Es un conjunto de síntomas bastante desagradable. Lo peor es la falta de sueño y ese dolor crónico que no desaparece, y sobre todo el no saber por qué", explicaba en una ocasión.

Lamentablemente, esta vez el brote de la enfermedad ha coincidido con una fecha muy especial, y es que el torero y la odontóloga acaban de cumplir 17 años de casados. Sin embargo, parece que la celebración tendrá que esperar, ya que las obligaciones profesionales de Jesulín, que toreaba en Tudela el 27 de julio, han impedido que puedan pasar esta fecha tan señalada juntos.

La pareja, que durante su matrimonio ha hecho frente a muchos momentos complicados y constantes rumores de crisis, ha demostrado seguir adelante más fuerte que nunca, y a pesar de que este año no puedan celebrarlo como les gustaría, este no es más que otro bache que la pareja seguro podrá superar.

Seguro que te interesa...

María José Campanario, la gran protagonista de la vuelta al ruedo de Jesulín de Ubrique

Publicidad