El pasado mes de septiembre de 2017, Javier Santos presentaba una demanda de paternidad exigiendo que le fuese reconocida la filiación con Julio Iglesias. El proceso ha quedado abierto después de que el juez observe indicios de la existencia de ese parentesco entre el cantante y Javier, fruto de su relación con la exbailarina María Edite mientras él estaba casado con Isabel Presyler.

Según el informe biológico aportado en la demanda, Javier y Julio comparten el 99% del ADN.

Después de conocer la noticia de la admisión a trámite de la demanda, María Edite ha hablado en exclusiva en una entrevista con La Razón alegando que se siente "supercontenta, pues en tres semanas se habrá acabado todo. Han sido muchísimos años y demasiados llantos. Ya es hora de que se haga justicia con nosotros. Mi hijo se siente muy feliz. Para los dos es el final de un suplicio que ha durado décadas".