Celebrities » De aquí

ha mostrado su devoción por la clínica Buchinguer

Isabel Preysler se ha propuesto ayudar a su hija Tamara Falcó a perder peso

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa han demostrado lo encantados que están con la clínica Buchinguer, un centro que ya enamoró en su día al Premio Nobel y que también lo ha hecho con Isabel. Ahora, una tercera persona se ha sumado a las terapias que allí se practican: Tamara Falcó.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en Perú

Gtres Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en Perú

Publicidad

Desde hace varios años Mario Vargas Llosa ha mostrado su devoción por la clínica Buchinguer, una clínica donde se practican varias terapias como caminatas muy tempranas, una actividad física moderada o un plan de comidas bastante escaso, ya que los ayunos son una de las prácticas más habituales de este centro marbellí.

El Premio Nobel ha conseguido que Isabel Preysler también se convierta en una fan más de la clínica, aunque ella se ha decantado más por lo masajes, los relajados baños en la piscina o tomar el sol, una rutina de lo más relajada y envidiable.

Pero la pareja ahora cuenta con la compañía de una tercera persona: Tamara Falcó. Según ha publicado El Español , la hija de la Preysler también ha optado por las terapias que este centro ofrece y que su madre y su pareja admiran tanto. La gran duda es si Tamara seguirá la relaja rutina de su madre o se unirá a la del escritor, con la que seguro que conseguirá perder algún que otro kilito con tanto ayuno.

Publicidad