Celebrities » De aquí

Han pasado tres semanas en la exclusiva isla de Mustique

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, sus paradisíacas y románticas vacaciones en el Caribe

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa han disfrutado de un verano maravilloso en el que no han dejado de viajar. Después de visitar Oporto, Bruselas y la Costa Azul, la pareja viajó el pasado 4 de agosto hasta uno de los destinos más exclusivos del Caribe: la isla de Mustique. Allí, la feliz pareja ha disfrutado de tres románticas semanas en una impresionante villa al borde de las cristalinas aguas de este paraíso natural. Ana Boyer y Tamara Falcó, las hijas de la socialité, han acompañado a la pareja durante sus últimos días de estancia en la isla.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Portada de la revista ¡HOLA!

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa están más felices que nunca después de haber pasado su primer verano juntos. La pareja ha sorteado con éxito el revuelo mediático que supuso el anuncio de su relación hace unos meses, y lo ha hecho manteniéndose al margen de toda polémica de la que se han refugiado en numerosos viajes.

El primer destino elegido por la pareja fue Oporto, donde acudieron a la fiesta de cumpleaños de un buen amigo de la empresaria. Más tarde visitaron Bruselas y la Costa Azul para, finalmente, pasar todo el mes de agosto en uno de los destinos más exclusivos y preferidos por los artistas y la realeza: la isla de Mustique.

Este emplazamiento situado en el mar Caribe es todo un paraíso natural. Allí la pareja se ha alojado en una lujosa villa privada en la que han disfrutado de una romántica estancia. Durante la última semana en la isla, Isabel y Mario han recibido la visita de Tamara Falcó y Ana Boyer, que se ha llevado a Fernando Verdasco con ella, quienes han demostrado de esta manera el apoyo incondicional a su madre en esta nueva etapa de su vida.

El ajetreado verano de esta pareja todavía no ha terminado, ya que durante los primeros días de septiembre viajarán hasta Nueva York, donde el escritor ejercerá de anfitrión durante la fiesta de inauguración de la sede de Porcelanosa en Manhattan.

Publicidad