Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa son una de las parejas más famosas del momento, no sólo por las circunstancias que rodearon la separación del peruano de la que fue su mujer durante 50 años, sino porque se trata de dos grandes personalidades del panorama internacional.

La pareja se encuentra en un momento muy especial pues van a celebrar su tercer aniversario como pareja desde su primera cita, que fue un encuentro para ver la gala de entrega de los premios Oscar. Aunque esa felicidad puede verse empañada por una mala noticia que llega desde los Estados Unidos.

Hace unos meses el escritor aceptó ser entrevistado por la periodista Marcela Valdes, del New York Times, quien se trasladó hasta Madrid para visitar al peruano. Sin embargo, el resultado de esa entrevista no le ha hecho mucha gracia a la feliz pareja.

En la entrevista se habla de la vida actual del escritor y se recogen testimonios de sus tres hijos. La periodista comienza criticando la lujosa mansión en la que vive Vargas Llosa y que no es suya sino de Isabel, quien la construyó con su tercer marido Miguel Boyer. "Es un escándalo que Vargas Llosa ahora tenga un escritorio con pilas de libros y un busto de Honoré de Balzac en la biblioteca donde están los libros de ciencias y matemáticas de Boyer", dice la periodista.

Después se habla sobre su trayectoria profesional para mencionar a continuación que Isabel llegó a España con 16 años y que ha estado en el punto de mira mediático desde que se casó con su primer marido, Julio Iglesias. Tras hacer un repaso por la vida sentimental de la socialité española, en el que no queda en muy buen lugar, asegura que Isabel se ha dedicado siempre a vivir de la 'Civilización del espectáculo' que es como llama el escritor a vivir de vender la vida privada de uno, algo que siempre ha criticado. De hecho a Preysler la tilda de 'proto-Kardashian'.

A continuación explica que Vargas Llosa dejó a la mujer con quien llevaba 50 años de relación por Isabel aunque se negó a hablar del tema cuando Marcela le preguntó al respecto. "Vargas Llosa declinó hablar sobre su relación. Cuando le pregunté qué había roto su matrimonio, contestó: 'Mira, eso tiene que ver con el amor. El amor es probablemente la experiencia más enriquecedora que un ser humano pueda tener. Nada transforma la vida de las personas como el amor. También es una experiencia privada, si se publicita, se vuelve barata y llena de lugares comunes'", escribió la periodista.

Además, ha recogido algunos testimonios de sus hijos, algunos de ellos incluso sacados de contexto. El primero es el de Álvaro, el hijo mayor del peruano, con quien mantiene una relación laboral y que ha salido en defensa de Isabel en varias ocasiones. "Es una persona que se entrega con absoluta pasión a lo que cree, incluso si está equivocado", dijo el primogénito del escritor. A este testimonio se le suma el de Morgana cuyas palabras recoge la periodista: "Viendo cómo los matrimonios se rompen en dos, tres, cinco o 10 años, creo que es un éxito total haber compartido 50 de su vida juntos".

Para finalizar, recoge la opinión de Gonzalo, el menor de los hijos del escritor y quien actualmente no tiene muy buena relación con su padre debido a su nueva pareja. "Teníamos una relación muy especial y cercana y le quiero mucho. [...] Si el año que dejas a tu mujer y no te hablas con tu hijo es el más feliz de tu vida, bueno, eso no deja en buen lugar lo que él realmente ha sentido. Está bien que lo piense pero, ¿por qué decirlo públicamente?", dijo Gonzalo según la periodista.

Está claro que en esta ocasión el New York Times no ha tratado muy bien al único peruano en recibir un premio Nobel ni a Isabel Preysler a quien llama.