El próximo 12 de marzo tendrá lugar el bautizo de la pequeña Ana, la hija de Kiko Rivera e Irene Rosales. La pareja ya lo tenía todo preparado, sin embargo, parece ser que ha habido un cambio de planes de última hora. El bautizo seguirá celebrándose en la Real Iglesia de Santa Ana de Sevilla, pero los papis han tenido unos cuantos problemas con los asistentes.

Como ya adelantamos, el padrino iba a ser Cayetano Rivera, el hermano del Dj, pero tras habérselo comunicado y este haber aceptado, Kiko ha decidido quitarle este honor al diestro, ya que no podrá acudir a la ceremonia debido a compromisos taurinos. De igual manera, tampoco contarán con la presencia de Fran Rivera por los mismos motivos.

Dos ausencias que han dejado a Kiko muy triste, aunque no tanto como otra: su madre, Isabel Pantoja, tampoco tiene intención de ir al bautizo de su nieta. Y es que, según comentó Chabelita, parece ser que, a pesar de haber salido de la cárcel, la tonadillera no tiene ganas ni de salir de casa. Una decisión que llevó a Kiko hasta las lágrimas cuando Isabel se lo comunicó, aunque el Dj aún alberga esperanzas de que cambie de idea.