Kiko Rivera anunciaba su retirada de los escenarios hace tan sólo unos días. Desde entonces las especulaciones en torno a los motivos que le han llevado a tomar esta drástica decisión no han dejado de sucederse. Ahora ha sido la propia mujer del Dj, Irene Rosales, la que ha querido contar qué es lo que realmente pasa en la revista Lecturas.

“Lo que tiene Kiko es algo serio, no inventado”, ha sentenciado Irene. “Lleva muchos años trabajando y encima en el mundo de la noche, que quema mucho, se puso malo con fiebre y demás y le vino un poco de bajón, más que físico, mental, psicológico. Y lo vimos. Necesita hacer un parón profesional en su vida para poder estar bien”, ha añadido.

Asegura que ha sido una decisión que ha contado con el apoyo total de su familia y de sus amigos. Y ha querido aclarar que no hay ningún problema con su banda gástrica: “A todo el mundo las dietas le ponen de mal humor. Pero quiero que conste que para nada es porque le haya sentado mal la banda gástrica. No se ha arrepentido de la operación, al revés”.

Aunque saben que tendrán que recortarse económicamente, ya que Kiko es el que aporta el mayor sustento al núcleo familiar, el dinero es ahora algo secundario: “Si Kiko no trabaja, no cobra, pero lo hemos puesto en la balanza y el dinero ahora no es mi primera preocupación, sino su salud.