Irene Montalá ha querido compartir con sus seguidores un terrible episodio que vivió en el baño de un restaurante en Barcelona. Lo ha revelado en u su blog 'Me baisers Volés' de la revista Woman.

La guapa actriz de 'Presunto culpable' relata que acudió al baño de un conocido restaurante en Las Ramblas porque necesitaba urgentemente orinar. Una vez allí, se puso alerta cuando un hombre se metió en el servicio y estaba como al acecho esperando, y es que los baños se encontraban en el sótano del local.

Inmediatamente se lanzó a echar el cerrojo pero el individuo comenzó a forcejear con ella intentado abrir la puerta. Irene se puso a gritar y a gritar pero nadie acudía en su ayuda: "Yo jamás dejé de gritar. Me contaron, que el hombre salió por su propio pie. Todo el restaurante en silencio mirándolo. Mis gritos seguían. Salió andando y cuando llegó a la puerta de entrada, echó a correr".

Ella se quedó temblando, en pánico, hasta que un señor argentino que escuchó sus voces de la calle acudió a socorrerla: "Sólo entonces bajó el personal del restaurante. Abrí la puerta. No podía apenas hablar. Temblaba. Me subieron arriba y todo el mundo me miraba sin articular palabra. Me sentí observada, avergonzada. Me dieron una tila. Sola en una mesa con cincuenta ojos encima de mí, magullada y sin poder dejar de temblar".

Finalmente se fue y no llegó a acudir a la policía para denunciar lo ocurrido, solo quería olvidarlo. Al final de su post, Irene saca dos conclusiones de lo sucedido: "Una, la inseguridad de saber que a veces, estar rodeado de gente no es sinónimo de estar a salvo. La segunda, soy incapaz de ir a un baño sola en el que tenga que subir o bajar escaleras".