La hija de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar siempre se ha caracterizado por ser una joven de carácter tranquilo y no causar problemas. De hecho, siempre ha sido su hermano Felipe Froilán el más polémico de la familia. Sin embargo, con su entrada a la mayoría de edad, Victoria Federica está acaparando todos los titulares casi sin quererlo.

La joven se ha convertido en uno de los rostros más buscados de la familia real, ya sea para hablar de sus looks o de su relación con el torero Gonzalo Caballero, con el cual se ha dejado ver de lo más acaramelada últimamente.

Por otro lado, ha entrado a la vida pública por todo lo grande, como bien demostró con su debut en solitario en la Feria de Abril de Sevilla.

A pesar de ello, la infanta Elena no parece estar muy contenta con el comportamiento que su hija está teniendo últimamente, ya que parece que la joven se ha tomado su independencia demasiado enserio. Así que aprovechó un simple viaje en ascensor para dejarle muy claras las cosas, y tal era su cabreo, que ni siquiera le importó que gente ajena pudiera estar escuchándolas.

Según recoge el portal Vanitatis, uno de los testigos que estaba presente en ese momento asegura que la infanta le recriminaba a su hija el no haber llegado a la hora que tenía estipulada. "Haces lo que quieres. Has llegado a las siete de la mañana y me tienes harta. Esto se va a acabar".

Por su parte, a Victoria no pareció afectarle mucho la bronca de su madre, ya que cuando una amiga que había presenciado el rifirrafe le mencionó el tema y la joven lo zanjó asegurando que el cabreo "se le pasaría enseguida".