Paz Padilla ha estado protagonizando unos planazos familiares con su hija, Anna Ferrer Padilla, de lo más divertidos a través de las redes sociales.

Y parece que ahora que las vacaciones están llegando a su final, la humorista ha querido cambiar de ambiente y ha agarrado sus maletas para dirigirse a Myanmar, la antigua Birmania, en la frontera con Tailandia, la India, Laos y Bangladesh.

Un destino poco común entre lAs celebrities, pero que para la presentadora se ha convertido en una experiencia que le ha hecho cambiar su visión de la vida. "En Myanmar hay más de 300.000 monjes, gracias!!!porque he vivido momentos que nunca olvidaré y que me hacen pensar que la vida puede ser mucho más de lo que podemos ver", escribía en su Instagram.

Tras esta emotiva confesión, la presentadora ha agregado que "una de las cosas que más me ha impactado de mi viaje a Myanmar han sido los niños monjes y las niñas monjas" donde muchos de ellos "son huérfanos" o vienen de familias de escasos recursos. Y agrega que, sin duda, esta etapa "marcará sus vidas".