Celebrities » De aquí

tras las numerosas acusaciones

Gustavo Dudamel, esposo de María Valverde, habla por primera vez de la situación política de Venezuela

Gustavo Dudamel habla por primera vez la difícil situación política de Venezuela tras recibir numerosas críticas y comentarios de tuiteros que lo acusaron de cobarde e incluso de antipatriota. El director ha querido compartir un video en el que afirma ser consciente de la crisis social, humanitaria y económica que sufre su país.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Gustavo Dudamel, marido de María Valverde, critica la situación actual de Venezuela en su Twitter tras recibir numerosas críticas que le tacharon de antipatriota. El director de orquesta pidió "dejar de lado las ideologías" para construir una mejor nación.

Con un vídeo de un minuto, subtitulado al inglés y el español, el músico afirmó ser consciente de la crisis social, humanitaria y económica que sufre su país e invitó a los líderes a cargo a "dejar de lado los egos, las ideologías y definitivamente escuchar y pensar en la gente". Sin embargo, su llamamiento ha causado más rechazo que aceptación entre sus compatriotas, quienes no han dudado en recordarle su pasado ligado al régimen chavista, además de su prolongado silencio como figura pública.

"Debemos evitar el enfrentamiento entre hermanos, porque ese camino nos podría llevar a un conflicto fratricida. Señores, líderes políticos de Venezuela, se necesitan soluciones inmediatas, dejando de lado cualquier tipo de personalismo y abriendo las puertas al más sano y ejemplar juego democrático. Somos un país lleno de juventud y esperanza", explicó con convicción a la cámara.

Aunque siempre ha intentado mantenerse lejos de la polémica, el director envió una carta abierta al periódico Los Angeles Times en 2015, donde confirmó estar consciente de las carencias de su pueblo. "Muchos han tratado de definirme a mí y a mis creencias políticas. Ahora deseo hablar por mí mismo. No voy a tomar públicamente una posición política ni me alinearé con un punto de vista o un partido. Al mismo tiempo, tengo respeto por los líderes de Venezuela y las instituciones que encabezan, aunque no estoy de acuerdo con todas las decisiones que toman".

Publicidad