Georgina Rodríguez se ha convertido en el centro de los flashes desde que se haya proclamado novia oficial de Cristiano Ronaldo. Y es que la joven dependienta encandiló al astro del fútbol cuando este fue a la tienda en la que trabajaba para comprarse alguna que otra cosita. Fue entonces cuando el madridista quedó prendado de ella y volvió al día siguiente al establecimiento para pedirle el número de teléfono.

No sabemos si en esa misma tienda fue donde Georgina también coincidió con Miguel Ángel Silvestre, pero la revista Cuore ha tirado de hemeroteca y mirando hacia atrás en el tiempo, ¡tachán!, resulta que allá por el mes de junio la chica fue pillada almorzando con el atractivo actor.

Está claro que la cosa no fue más allá, pero en las fotos se puede ver cierta complicidad entre ellos, aunque de carantoñas y besitos nada de nada. No sabemos si sólo fue aquella vez o su amistad habrá perdurado en el tiempo, pero lo cierto es que nos ha sorprendido mucho ver la facilidad con las que esta chica atrae al famoseo…