El pasado sábado 15 de agosto el torero Francisco Rivera abandonaba la clínica Quirón de Zaragoza para ser traslado hasta Sevilla. El trayecto se ha realizado por vía aérea, después de la insistencia del diestro en abandonar la capital aragonesa.

El Hospital Sagrado Corazón de Sevilla ha sido el lugar elegido para que el matador continúe con la recuperación de las lesiones causadas por la gravísima cornada que sufrió durante la corrida celebrada el pasado 10 de agosto en Huesca. En este centro Fran estará a cargo del doctor Salvador Morales, quien se encargará de supervisar la recuperación del diestro al tiempo que este permanece al lado de Lourdes Montes antes y durante el nacimiento de Carmen, su primera hija en común.

'Paquirri' ha querido agradecer el apoyo mostrado por sus seguidores después del accidente y muy especialmente a los médicos que le han atendido durante todo el proceso de convalecencia: "Quiero agradecer todo el apoyo y el cariño que he recibido en estos días tan complicados. Y agradecer a los médicos de la plaza, a la UCI de Huesca, a la UCI de Zaragoza y a la planta 3 del Quirón, gracias por todo".

A pesar de la gravedad de su estado, el torero también ha manifestado su deseo de volver cuanto antes a los ruedos: "Desde luego el capote que me echó San Lorenzo fue increíble. Éste es el precio que pagamos los toreros por hacer lo que nos da la vida, por amar el toreo. Es el precio que nos pide el toro, que estemos dispuestos nosotros también a dar nuestra vida. Y éste es el precio de esta profesión donde la pureza y la verdad mandan. Soy torero y muy orgulloso de serlo. Suerte a todos mis compañeros en lo que queda de temporada".