Los hermanos Diego y Laura Matamoros llevaban meses sin hablarse. Dos semanas después de darse el ‘sí, quiero’, Diego se sentaba en un plató de televisión para poner de vuelta y media a su padre, Kiko Matamoros, y a Laura, algo que no sentó nada bien a la joven influencer.

Ahora parece que por fin, tras meses sin hablarse, han enterrado el hacha de guerra. Una foto en el Instagram Stories de Diego así lo ha demostrado. En ella aparece cogiendo en brazos a su sobrino Matías, el hijo de su hermana y Benji Aparicio.

La cara de Diego lo dice todo, y es que nadie puede resistirse al pequeño Mat, tal y como él le llama. Sin duda alguna, el mejor ‘culpable’ para que su tío y su mamá se hayan reconciliado.