Marta Sánchez está aprovechando al máximo sus vacaciones. La cantante disfruta de estos días de descanso en las costas españolas, tal y como hemos podido ver en las redes sociales donde ha compartido varias instantáneas, la última, presumiendo de tipazo. Marta no tiene novio y tampoco ganas de enamorarse, al menos de momento.

Tras romper con Casey Ustick, su novio californiano con el que tuvo una relación de seis meses, la cantante está sumergida en su nuevo proyecto profesional.

Marta está preparando un concierto que le hace especial ilusión. Y es que volverá a subirse al escenario en el Teatro de La Zarzuela de Madrid en febrero del año que viene. Acompañada de un solo piano, esta cita servirá para recordar todos sus éxitos conseguidos en los últimos 30 años.