Después de varios meses donde Alba Carrillo y Feliciano López se han estado enviando mensajes de reproche y rencor a través de los medios de comunicación y las redes sociales, ahora se han tenido que volver a reencontrar en los juzgados para inventariar el patrimonio y los bienes de ambos en los meses en que estuvieron casados.

Pero tal y como la modelo ha expresado a los medios a su salida, la vista no fue muy pacífica pues Alba tuvo que pasar a otra sala para tranquilizarse debido al estado de nervios que vivió al ver otra vez a su ex y llegó a quedarse sin voz por el estrés que sufrió, como recoge Vanitatis.

"Ha sido muy duro, pero no me ha importado echarle en cara unas cuantas cosas. Le he dicho que si no le daba vergüenza haberme engañado tantas veces durante nuestro matrimonio".

"Dime a la cara todo lo que has ido contando de mí y no te has atrevido. Venga, sé valiente, sé valiente", le ha dicho. A lo que Felicianole ha contestado: "¡Qué pasa! ¿Qué me vas a montar la bronca otra vez?".

Además, la presentadora se ha sentido todavía más humillada al ofrecerle el tenista solo 200 euros para liquidar de una vez todo este proceso de divorcio: "Él ha dicho que no acepta nada de lo que yo propongo, ni los regalos de boda, ni los muebles de la casa. Me ofrece 200 euros de la cuenta común en la que había 400. Me he sentido tan humillada...".

"Nunca imaginé que podía ser así. Es una piedra, una estatua de hielo. Creo que lo mejor que me ha pasado es que se vaya de mi vida. No quiero verle más", continua diciendo.

Para concluir diciendo que todo esto lo hace por dignidad y reconoce que se equivocó al casarse con él: "Es una cuestión de dignidad. No es una venganza. Me ha vapuleado mediáticamente contando cosas de mí muy duras y voy a luchar hasta el final por lo que me pertenece por ley. No quiero tener la sensación de que me ha toreado en todo. No le han importado mis sentimientos y no me refiero solo a los cuernos, que incluso podría perdonar". Alba reconoce que se casó "muy enamorada y por supuesto para toda la vida. Me equivoqué".