Raoul y Agoney han convertido 'Manos vacías' en todo un símbolo de apoyo para el colectivo LGTB. De ahí que su actuación fuera una de las más esperadas en su concierto en Las Palmas, pero su show decepcionó a la mayoría de sus seguidores.

Y es que mientras cantaban no intercambiaron ningún gesto de complicidad y al acabar, como vienen haciendo normalmente, no hubo un beso, algo que dejó perplejo al público asistente. Es más, el lema "por el amor, la libertad y la visibilidad", que también suelen usar al término de la canción, fue cambiado por "viva el amor".

Todo ello no ha pasado por alto para sus fans, aunque algunos defienden que si no se besan, no están obligados a hacerlo. Otros añaden que su especial amistad ha podido llegar a su fin, de ahí que se mostraran tan tensos sobre el escenario.