Celebrities » De aquí

Amor incondicional

Una fan de Enrique Iglesias permanece doce horas debajo de una mesa para poder conocerlo

El cantante Enrique Iglesias ha comentado a MTV que hace poco una fan suya llegó a permanecer hasta doce horas debajo de una mesa solo para conocerlo. Y es que, pocos amores son más incondicionales que el de un fan a su ídolo.

Enrique iglesias, demandado por un productor musical por imago

Gtres Enrique iglesias, demandado por un productor musical por imago

Publicidad

Enrique Iglesias es uno de los artistas con más admiradores del planeta y claro, ser tan popular también provoca que miles de adolescentes se enamoren de ti y sean capaces de hacer cualquier cosa solo por conocer a su ídolo.

Así, el intérprete ha comentado al medio 'MTV' que hace poco una fan suya se coló en su camerino y permaneció unas doce horas debajo de una mesa para poder verle cara a cara: "Una fan se coló en mi camerino y se escondió debajo de una mesa con su hermana pequeña, y se quedó allí como unas doce horas. No se atrevió a salir hasta después de que acabara el espectáculo, cuando yo ya estaba a punto de marcharme, alrededor de la una de la madrugada. Tenía miedo de meterse en problemas. A mí me pareció una locura... ¡quedarse debajo de una mesa doce horas! Eso es muy intenso", ha dicho Enrique al respecto.

Pero no es la primera vez que al artista es objeto de la «obsesión» de sus fans. Por ejemplo, una de ellas llegó a nadar más de un kilómetro y medio para colarse en su casa de Miami. Más recientemente, durante uno de sus conciertos en Bakú, Azerbaiyán, otra joven saltó al escenario para abrazarse a él con todas sus fuerzas.

Sobre esto, el cantante comentó: "En realidad tuve la oportunidad de hablar con ella durante el concierto. Estaba hablándome mientras se agarraba a mí. Si no me equivoco, tenía 12 años y había volado desde Irán solo para ver el concierto. Fue muy bonito. Era un encanto. La llevé a un lateral del escenario y pudo ver el resto del concierto desde allí. Pero hubo un momento en el que la rodearon doce guardias de seguridad y yo tuve que ponerme en plan: 'Tíos, no. No pasa nada, de verdad. Es una niña. No va a hacerme nada".

Publicidad