Apenas dos años después de darse el 'sí, quiero' y nueve meses después de convertirse en padres de su primer hijo, Patricia Conde y Carlos Seguí anunciaron su divorcio. Y aunque en un principio se anunció que era una separación de mutuo acuerdo, las cosas comenzaron a complicarse y su divorcio se convirtió en uno de los más polémicos del panorama.

Ahora, el exmarido de Patricia Conde, rompe su silencio por primera vez y habla sobre cómo ha llevado todo este duro proceso en una amplia entrevista que ha concedido a Vanity Fair.

Seguí, que fue acusado por su expareja de maltrato psicológico con petición de dos años y medio de cárcel, reconoce que todo este proceso ha sido una auténtica "pesadilla". "Estuve 35 días sin ver a mi hijo. Tenía siete meses y tuve miedo de que no supiera quién era su padre", relata el empresario mallorquín en su primera entrevista que a los medios.