Elsa Pataky ha hecho las maletas y ha vuelto a España para presentar la última campaña de Otoño/Invierno de la firma de lencería de la que es imagen desde hace ya cuatro años: Woman’s Secret. Durante la presentación, la actriz fue la auténtica protagonista de la noche consiguiendo que todas las miradas se centraran en ella.

Aunque Pataky estaba allí para hablar de la nueva colección, las preguntas de muchos periodistas fueron dirigidas a su vida privada, más en concreto a su matrimonio con el sexy actor Chris Hemsworth y los rumores de una posible crisis de la pareja. La actriz ha hablado sobre todo esto y sobre lo importante que es la familia para ambos:"No ha habido crisis. Se habló de muchas cosas, incluso de una chica que trabajaba con él. Creo que somos un poco aburridos y, al final, la gente intenta poner algo de chispa a nuestro matrimonio, pero la chispa es el día a día y el intentar mantenernos unidos como familia que es lo importante", dice Pataky.

Aunque sí ha confesado que no son un matrimonio perfecto: "Tenemos nuestros altibajos, nuestras pequeñas discusiones, pero bueno lo que intentamos es que lo bueno sea lo que más pese en la balanza. Resolvemos los problemas lo antes posible para que no se hagan más grandes. También intentamos pasar mucho tiempo juntos, porque cuando tienes una familia hay muchas más tensiones y los tiempos esos de irnos y escaparnos los dos ya no se pueden", reconoce.

Cuando le preguntaron por la posibilidad de ampliar la familia, la actriz respondió de manera muy clara: "No voy a tener más hijos. Estamos saliendo ahora del periodo más complicado. Yo soy más independiente, ahora tengo más libertad de hacer más cosas, de poder dedicarme a mi profesión un poquito. Cuando he sido madre me he dedicado al cien por cien y ahora me estoy relajando un poco. Estamos totalmente de acuerdo en esto los dos", asegura.

La parejita vive ahora mismo en un pequeño pueblo en Australia, una decisión que han tomado para tener más privacidad: "Hemos encontrado un lugar donde nos sentimos cómodos, es un pequeño pueblo en el que a nadie les sorprende vernos y llevamos una vida de lo más normal. Creo que si nos trasladamos a otro sitio crea expectación e interés y es lo que no queremos dar a nuestros hijos. Queremos para ellos privacidad y que no sientan que sus padres sean algo especial o que les hagan fotos o tener un protagonismo que no es buscado. Además me gusta la naturaleza y me encanta. Tengo mis caballos, que es una pasión que tengo desde niña", decía sobre su residencia.

Por último, la actriz aseguró que quiere que las visitas a España sean más habituales: "Lo que sí está en mis planes es venir temporadas a España para que mis hijos conozcan el idioma, la cultura y la gente española. Es algo muy importante para mí que quiero que tengan. Yo hablo español con ellos todo el tiempo y ellos me contestan con una mezcla".