Desde que hicieron público su romance, Elena Tablada y Daniel Argita no se separan ni un solo segundo. El empresario ha devuelto la sonrisa a la diseñadora y han querido disfrutar de estas fechas tan señaladas para pasar unos días en la estación de esquí, Baqueira Beret, junto a la hermana de Elena, Naele, y su chico.

La diseñadora de joyas parece haberle cogido el gusto a esto de esquiar y no descuidó ni un solo detalle sobre las pistas. Con un conjunto súper chic al más puro estilo Victoria Beckham, Elena parecía una auténtica Barbie esquiadora. Pero para perfeccionar sus dotes deportivas, contó con la ayuda de un entrenador personal de lujo, su chico.

Naele y su pareja quisieron acompañar a su hermana y a su recién estrenado churri durante sus vacaciones invernales, y así aprovechar para conocer aún mejor a su nuevo cuñado. Un viaje de parejitas que fue posible gracias a que la pequeña Ella se encontraba junto a su padre, David Bisbal.

Estas son las primeras navidades que David y Elena pasan separados y lo cierto es que han terminado como el rosario de la Aurora. Quién lo iba a decir hace tan sólo unos meses, cuando la diseñadora de joyas confesaba que a finales de año, el cantante almeriense y ella querían aumentar la familia, y darle un hermanito a Ella.