Edurne se ha mostrado muy segura durante la primera prueba de Eurovisión en el StadtHalle de Viena. En ella ha lucido un espectacular vestido rojo, que apunta a ser el definitivo, cubierto al comienzo de la actuación por una gran capa roja. A través del vestuario de la cantante, en consonancia con el del bailarín Giusseppe di Bella, los responsables de la escenografía esperan crear un juego de sensaciones fundamental para la performance en el festival.

El encargado de diseñar el vestido que Edurne lucirá en Viena ha sido el diseñador catalán José Fuentes. El modisto ha ideado un modelo integrado por dos piezas, capa y vestido, que harán a la representante española evolucionar desde un look inspirado en Caperucita Roja por la capa, hasta uno de herencia griega a través del elegante y sugerente vestido rojo. Un diseño valorado en más de 15.000 euros.

El ensayo, que ha destacado por el impresionante juego de luces y efectos que sitúan a la cantante dentro de una nebulosa, ha dejado grandes sensaciones en Europa. A pesar de todo, el equipo tendrá que trabajar duro durante los próximos días para que el próximo sábado Edurne pueda entrar en el top ten.