Dulceida ha estado en el Festival de Coachella disfrutando de uno de los eventazos más VIP del año al otro lado del charco. Pero sus compromisos profesionales la llevaron a embarcar directamente de este viaje al crucero del aniversario del Desalia Ron Barceló, al que ella acudía como invitada de honor para el fin de fiestas.

Pero la influencer estaba cansada y con pocas ganas de aguantar a la legión de fans que le reclamaban una foto por cubierta. De ahí que al día siguiente, coincidiendo con la última noche del viaje, cuando subió al escenario para ejercer de Dj, fuera abucheada y muchos le gritaran “fuera” o “tonta”.

Encima, para caldear más el ambiente, su amiga, la también bloguera Gigi Vives, lanzó una peineta al público, por lo que el ambiente se crispó todavía más, y sólo unos pocos salían en defensa de Dulceida mostrándole su apoyo al corear su nombre.

Pero ella siguió actuando normal, como si tal cosa, y al final todo quedó en un mal trago, ya que después de su actuación se echó fotos con todo el que se lo pedía y habló con sus seguidores sin problemas de lo más sonriente.